divendres, 4 setembre de 2009

Exégesis y hermenéutica


Los estudios actuales sobre la Biblia, con independencia de la fe (o la falta de ella) de quien los realiza, tienen un alto carácter científico. Las herramientas que se suelen utilizar en la exégesis son similares a las que se aplican a cualquier otro texto literario de la antigüedad: crítica textual, literaria, histórica, cultural, etc.

Los diversos métodos (histórico-crítico y otros) y los diferentes acercamientos al mundo de la Biblia tienen en cuenta las investigaciones realizadas en las diversas disciplinas del conocimiento: historia, sociología, psicología, antropología, fenomenología, lingüística, literatura, etc., desde el convencimiento de que, como palabra expresada en lenguaje humano, se le puede y debe aplicar criterios similares de interpretación que a otras obras literarias.

La exégesis científica es, actualmente, una instancia irrenunciable en el estudio de la Biblia. Reivindicar otras lecturas posibles, rechazando o ignorando este procedimiento interpretativo, sería una forma de suicidio intelectual.

Pero, ¿es suficiente esta forma de interpretación? La exégesis científica nos aproxima al texto, nos permite comprenderlo en el contexto en que nació, nos posibilita conocer el mundo de los autores y destinatarios inmediatos, nos aleja de posibles lecturas fundamentalistas, etc. Aunque, inmediatamente, hemos de afirmar que utilizando exclusivamente este análisis sabremos qué dice el texto, pero difícilmente nos sentiremos interpelados por él.

La comunidad creyente está convencida que en la Biblia Dios se manifiesta de forma amorosa, por medio de un lenguaje humano y, por tanto, comprensible para ella, con un mensaje que, por ser Palabra de Dios, sigue siendo actual.

Sin olvidar la exégesis científica, que todo creyente –en la medida de sus posibilidades– debe conocer, se hace necesaria una labor de hermenéutica, de interpretación actualizadora de los textos bíblicos. No es suficiente saber qué dice un determinado texto de la Biblia, es necesario descubrir qué me dice, qué nos dice a mi comunidad, a la comunidad eclesial.

Todas, todos debemos sentirnos implicados en esta labor, interpelados por la Palabra de Dios. La lectura, el estudio, la meditación de la Biblia; su utilización como herramienta privilegiada para la oración; su uso personal, familiar, comunitario... son formas de poner en práctica esta hermenéutica, que asimismo es ineludible para el creyente y la comunidad cristiana.

La Palabra de Dios es actual, sigue siendo novedad, buena noticia. El Señor continúa ofreciendo su propuesta de un mundo más humano, donde cada mujer y cada hombre reconozca en el otro su hermana, su hermano, hijos, todas y todos, del mismo Padre. Esta realidad ya la inauguró Jesús, su plenitud difícilmente se alcanzará en este mundo, pero la Palabra de Dios nos invita a construirla cada día.

La exégesis científica y la hermenéutica actualizadora son dos herramientas complementarias. No podemos, no debemos ponerlas en confrontación. La primera, sin la segunda, es una ciencia fría, próxima a la arqueología o a los estudios literarios de textos antiguos, pero sin capacidad de dar vida. La segunda, sin la primera, fácilmente cae en lecturas infantiles, utilitaristas o fundamentalistas.

Cada vez es más necesaria una fe adulta tanto personal como comunitariamente; tener en cuenta las premisas que hemos señalado creo que nos ayudará.


Autor: Javier Velasco Arias

http://humano.ya.com/javier-velasco/

5 comentaris:

  1. Ciertamente, una cosa no puede ir sin la otra. No es productivo para el cristiano leer la Palabra de Dios sin conocer, saber analizar y comprender dicho texto. Para sacarle el máximo jugo a esta lectura debemos ir más allá de una simple interpretación personal, sin ninguna base de conocimientos que la hagan más provechosa. Después de leer este artículo me doy cuenta de que la exégesis cobra el mismo valor que la hermenéutica, y que sin ella caemos en el error de no aceptar los beneficios que nos permiten sus conocimientos.

    Samuel

    ResponElimina
  2. Gracias a este texto comprendí la diferencia entre exégesis y hermenéutica. Si uno va al diccionario (inclusive a Wikipedia) ve que ambas significan interpretar textos (principalmente bíblicos). Pero aquí queda claro qué es una y qué la otra. Muchas gracias Javier por tu aporte.
    Álvaro.

    ResponElimina
  3. Excelente artículo, clarisimos comentarios, gracias por el aporte. Alejandro Padraza

    ResponElimina
  4. Ariel Fernandez30 abril de 2011 12:58

    toda la palabra de Dios se deve aprender estudiar interpretar comprender y enseñar espiritualmente porque DIOS es espiritu y los que le adoran en espiritu y en verdad es nesesario que le adoren (juan 4 24 ) porque por no ver con ojos
    espirituales es que salen las diferentes doctrinas trinitaristas y dualistas pero la verdad es que DIOS es uno y uno su nombre se llama JESUCRISTO la enseñanza es buena y mejor aun si se la aplica com ojos espirituales
    Ariel Fernandez.Colombia

    ResponElimina
  5. Sucinto pero dilucidador; un teólogo me lo había explicado y ha quedado confirmado. Sólo una cosa, podría añadirse la cuestión de que esa "ciencia fría" que menciona el texto, pudiese ser la filología.
    Gracias a tí Javier Velasco.
    felipe

    ResponElimina